Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21/06/11

Roberto Pérez y Anselmo León, concejales del Partido Popular (PP) del Ayuntamiento de Simancas, han presentado la carta de dimisión esta mañana en torno a las 11:00 horas en el consistorio de la localidad. Hasta el momento los motivos de esta decisión no se han hecho públicos. En los próximos días les ampliaré los detalles de esta noticia.

Anuncios

Read Full Post »

Cayetano Martínez nació en Matilla de la Vega (León), ha estado 25 años frente al Colegio de Simancas como director y, tras casi 9 años jubilado, recuerda con añoranza muy buenos momentos y alguno que otro malo, aunque en la balanza prevalecen los momentos positivos. De pequeño no soñaba con ser profesor, ya que también estudió para ser marinero mercante y, una vez en la profesión, no pensaba ser director pero cuando llegó a Simancas y vió la situación escolar aquí, decidió ponerse manos a la obra para mejorar las cosas. Ahora se siente muy querido y está muy orgulloso del trabajo que desempeñó en la localidad.

¿Desde que era pequeño siempre quiso ser profesor?

No. De hecho yo empecé estudiando para entrar en el ejército, pero acabé haciendo Magisterio y después la carrera para marinero mercante. Decidí trabajar como profesor, porque a mi padre le parecía muy peligroso el trabajo en la marina y lo dejé. Además me ofrecieron un puesto de profesor de matemáticas en San Sebastián en un colegio privado y allí hice las oposiciones, y desde luego, que no me arrepiento ya que he sido muy feliz como maestro.

¿Y cómo llegaste a Simancas?

Me presenté a las oposiciones, que entonces consistían en una examen escrito de matemáticas, física y química y lengua y pasé con buena nota, después otra parte de pedagogía que saque con menos nota y después la prueba de educación física que siempre se me ha dado bastante bien y aprobé. Lo hice en Guipuzcoa y tenía que ser profesor forzosamente dos años allí que acabas de provisional, estuve también en Guetaria, en Irún en el colegio de San Prudencio y luego en San Gregorio de Ataún 11 años y de allí pedí diferentes destinos y me tocó Simancas, que era de mis últimas opciones y nunca pensé que no me lo dieran y vine y aquí he estado toda mi vida. 

En el colegio, ¿cuáles fueron sus prinicpales funciones?

Yo nunca pensé coger el cargo de director cuando llegué a Simancas, en 1978, era terrible la diferencia a la enseñanza de Guipuzcoa a la de Simancas, porque había pocos alumnos, que la mayoría se iban a Valladolid a estudiar y las aulas donde dábamos clase eran de pena, porque eran de la República y no tenían mesas de alumnos y yo quería cambiarlo, porque aquel mobiliario tendría 40 ó 50 años tranquilamente.

Desde la dirección del colegio y la dirección provincial de educación me dijeron que no me podían cambiar aquellos muebles por lo que, cogí a mis alumnos de 7º y 8º y saqué todo al patio y me fui a Valladolid a hablar con profesores de allí y el del Instituto Delicias me dió muebles porque el Ministerio de Educación le había dado el doble de lo que necesitaba e hice el transporte yo mismo.

Pero mi objetivo, que por eso cogí la dirección del colegio, era hacer un colegio nuevo que no estaba en la cabeza de nadie hasta entonces y empecé con esa guerra. Me encontré en la Dirección Provincial de Educación con un inspector que me apoyó 100% y acepté el cargo de director para que se hiciera un colegio nuevo aquí, en Simancas y cuatro años nos costó.

Además hay un dato significativo, y es que cuando llegué, en 8º tenía cuatro niños y cuando nos trasladamos al colegio nuevo, tenía en el mismo curso a 32, porque los que iban a Valladolid a estudiar se quedaban aquí y además nos trajeron a los niños de Geria y Arroyo. Pasamos al colegio, poco a poco, por etapas, primero los de 6º, 7º y 8º y los demás en marzo o abril de 1985.

Además de director, daba clases, ¿no?

Sí. Era tutor y daba clase de matemáticas, fisica y química, educación física al principio y francés porque en un prinicipio no había profesor de idiomas, era necesario un segundo idioma, me defendía bastante bien con el francés aunque reconozco que mi francés era bastante pobre para dar clases.

¿Qué es lo mejor y lo peor que recuerda de esa época?

Lo mejor, hay un millón de cosas bonitas, sobre todo cuando los críos que no habían salido nunca de aquí y no habían visto el mar, los llevé a Vigo para que lo vieran, también los equipos que monté de fútbol, baloncesto y volleyball y recuerdo con mucho cariño el año que quedamos primeros con el equipo de volleyball femenino de Castilla y León y fuimos a Soria a jugar la final, donde quedamos subcampeones porque nos derrotó un equipo de Zaragoza. Son detalles que no tienen mucha importancia pero si mucho valor por el tiempo que empleabamos en ello y la ilusión de los críos.

También recuerdo el día que ganamos el concurso nacional de Nestle por una serie de trabajos que presentamos, fueron unos chavales de 2º de EGB, les regalaron una mochila, un muñeco de Nestle, un uniforme a cada uno….y un recuerdo muy agradable el día de la jubilación, no sólo las cosas que me hicieron los niños, sino porque los 18 profesores que había lo hicieron todo a mis espaldas sin que yo me enterara de nada salieron al escenario a cantar una canción de despedida, algo que les daba mucha vergüenza. Luego hay muchísimos detalles de chavales que a mí me tienen un cariño tremendo…

También recuerdo que en 5º había muchos niños que no sabían leer ni escribir y, dos compañeras mías y yo nos quedábamos todos los días una hora y media más para enseñarles… También la Plaza Mayor, que el Ayuntamiento quería asfaltarla, el pueblo no porque era donde se hacían los toros. Entonces nosotros cogimos a los chavales de la escuela. Hicimos dibujos, se los enseñamos al Ayuntamiento y nos dijeron que ellos ponían el dinero si nosotros poníamos la mano de obra y nos pasamos un verano entero haciéndolo.

También he tenido malos momentos, días que no tuve el carácter suficiente. Uno de ellos cuando se murió una niña que tenía Sindrome de Down que no la llevaban al colegio en un principio, hablé con su madre y decidieron llevarla durante 3 años y era un cielo de criatura. Y otro niño de 7 años que tenía cáncer, que no pensé que fuera a pasar porque iba a verle todas las semanas al hospìtal y el médico cuando le operó me dijo que saldría adelante sin ningún problema y seis meses más tarde falleció, estos fueron momentos muy tristes.

Después las críticas de la gente, aunque me quedo con que la gente de Simancas y sobre todo los niños me quieren mucho y todavía hoy que cuando voy a recoger a mis nietos hay niños que me dicen que cuando me desjubilo. Pero si pongo en una balanza lo bueno y lo malo, gana lo bueno con mucha diferencia.

¿Lo echa de menos?

No. Yo tengo muy claro que en esta vida pasas etapas. Yo pasé mi etapa de estudiante. Estuve muy contento los seis años que estuve internado en un colegio estudiando bachillerato. Después estudié mi carrera, mi segunda carrera y estuve de marino mercante. Y luego mi etapa profesional, me podía haber jubilado a los 65 ó 70 pero me jubilé a los 61, prinicipalmente porque me obligaron un poco mis problemas de salud. LLegué a los 61 y pensé que había hecho mucho por la educación y Simancas no tiene nada que envidiar a la educación de Valladolid y me vanaglorio de haber participado un montón, y llegó el momento para descansar un poco yo. El primer año me molestó un poco porque se hicieron cambios un poco en retroceso, empezó a haber problemas y me culpaban a mi de ello. Pero yo me jubilé voluntariamente y la gente ya lo entendió, pero a partir de entonces estoy feliz y constantemente vienen para que les ayude en algunos temas.

No me pensaba quedar después de jubilado a vivir en Simancas, de hecho me compré una casa en Valladolid para ir allí, al final me quedé principalmente por mi mujer y mis hijos y estoy muy contento viviendo aquí porque noto que la gente en general me quiere.

Entonces la decisión de la jubilación, ¿fue difícil?

Fue principalmente por problemas de salud. Porque llega un momento que tanto trabajo te agota y al sufrir un infarto, el médico me lo recomendó. La decisión si me costó un poco, pero influyó muchísimo la enfermedad y el consejo del médico. Pero una vez jubilado ya no me acordaba que tenía que ir a trabajar, se vive muy bien de jubilado

Ahora disfrutará más del tiempo libre, ¿cuáles son sus aficiones?

Estoy metido en muchas cosas. Estoy ayudando altruistamente en una empresa que se está haciendo en Tordesillas, colaboro fundamentalmente con una ONG que se dedica a enseñar español a rumanos en Valladolid, además todos los días voy al gimnasio a nadar, también para pasar el tiempo con los nietos, recogerlos en el colegio, tenerlos en casa si mis hijos no pueden y con ellos soy feliz.  

¿Cuál es el cambio más grande que recuerdas?

Pasar de un gallinero al colegio, fue como pasar de la noche al día y el ver como los niños que  hablaban tremendamente mal cambiaron el lenguaje totalmente. Había una serie de defectos del lenguaje que costó mucho corregirlos, unos tres o cuatro años. También el individualismo paso a ser algo colectivo, ya que les pusimos a trabajar en grupo y a funcionar en equipos. Otro cambio muy importante fue que los niños compartieran sus cosas, eran egoistas por naturaleza, me costó mucho cambiarlo pero luego funcionó muy bien.

Ahora acompañas a tus nietos al colegio, ¿cómo ves el funcionamiento del colegio desde fuera?

Veo una serie de cosas que no las aprecié como director pero que las hubiera cambiado. No me gustaba que los padres fumaran en el patio, no lo prohibí y lo tenía que haber hecho.

También ves algun defecto que no apreciabas antes, como el tema de los autobuses, ahora la solución no es mala y yo tenía los autobuses arriba y era más complicado mover a los niños y tuvimos algún problema.

Se ha retrocedido un poco en actividades extraescolares y no hay tanta participación por parte de los padres, algo que me parece negativo. También me da mucha añoranza ver lo poco que cuidan los jardines.

Entonces, ¿estas orgulloso de tu trabajo en Simancas?

Si. Muy orgulloso, totalmente contento y satisfecho de lo que hice yo aquí, que haya mayor o menor reconocmiento, me trae sin cuidado, pero yo me siento feliz.

Read Full Post »